Colecciones lúdicas y juveniles en las pasarelas de Milán

Los modistos destacaron este sábado las facetas más graciosas y multiformes de la mujer, en el cuarto día de los desfiles del prêt-à-porter femenino de la Semana de la Moda de Milán para el próximo invierno.

Antonio Marras y Roberto Cavalli visten a la mujer de viejas aristócratas, Bottega Beneta y Jil Sander las imaginan con colores y geometrías y Ermanno Scervino alteran los códigos del clasicismo. Con sus camisas con chorrera, los puños de las mangas de volantes, los nudos sofisticados y los botones dorados, la mujer de Roberto Cavalli se toma por una princesa de otro tiempo. El estilista mezcla con destreza sus típicas fantasías animalistas y un estilo oriental con bordados y dibujos dorados inspirados en las antiguas vasijas Ming chinas. Los vestidos de encaje o ataviados con grandes franjas o clavos dorados se contonean con gracia en los cuerpos de las modelos.

Al final del desfile, la emoción era palpable cuando Roberto Cavalli salió a saludar por por última vez a su público acompañado por su esposa Eva Duringer. El fondo de inversión italiano Clessidra será el próximo propietario de la marca y con él se da por seguro que tendrá un nuevo director artístico. Antonio Marras por su parte se inspira de los fastos del siglo XVIII, versión marquesa de Merteuil.

Bajo unas lámparas araña imponentes, los maniquíes deambulan por una fila de suntuosas alfombras, en una decoración tipo castillo de Versalles, calzando cómodas sandalias y botas forradas de piel y los brazos cubiertos con largos guantes de cuero. Los abrigos y trajes azul polvo están decorados con bordados florales negros y rosa polvo o lazos tipo nido de abeja sobresalen en la manga o en los ribetes de un abrigo burdeos. El escote de un corsé negro desciende en trampantojo hasta el ombligo. Los trajes y chaquetas de banquero están ennoblecidos con incrustaciones doradas. El cuello de las camisas está subido y realzado con un nudo de corbata tipo Robespierre. Los cuerpos están cubiertos con largos vestidos rectos que descienden hasta la pantorrilla.

Colecciones lúdicas y juveniles en las pasarelas de MilánGeometrías y colores

En la casa Bottega Veneta, Tomas Maier transforma su habitual lady sofisticada en una joven más desenvuelta, que opta sin dudarlo por el pantalón, combinado con camisa de seda con nudo Lavallière y un micro chaleco en lúrex o bajo vestidos-túnica.

El estilista juega con las geometrías, los colores y los materiales y se permite algunas excentricidades como zapatos barrocos o botas doradas. Un abrigo en cuero negro alterna la piel y el plástico transparente. Una multitud de pequeños lunares o pétalos negros crean efectos ópticos en los conjuntos con colores brillantes. El juego de colores y de geometrías se mantiene en la casa Jil Sander, donde siluetas alargadas azul marino están llenas de toques naranjas o amarillos, en los cristales de las gafas, las botas de charol o en una pequeña prenda en lana.

Rodolfo Paglialunga, el nuevo estilista de la célebre marca minimalista, ritma los vestidos con finas líneas rectas y bandas oblicuas. La colección está compuesta por sinuosos abrigos albornoz, amplias faldas pantalón y vestidos que se sobreponen a interminables pantalones. Y cuello postizo que cubre el cuello y los hombros.

La mujer de Ermanno Scervino intercambia códigos femeninos con el vestuario masculino. El tradicional plumas se transforma así en un vestido abrigo abombado blanco de gran ligereza, que se lleva con botas negras hasta el muslo. Un tejido relleno de plumas se convierte en escultura en jerséis y faldas tridimensionales. Los clásicos motivos masculinos, como príncipe de Gales y la pata gallo talla XXL, se combinan con chaquetas o pequeños jerséis en lana o están iluminados con piedras brillantes. La pata de gallo, convertida en pata de oca, termina por extraerse del diseño, metamorforseado en palomas blancas que se posan en un abrigo y un bolso de piel oscura.

El domingo, es el turno de desfilar para Marni, John Richmond, Dolce & Gabbana, Salvatore Ferragamo, Trussardi y Missoni. (AFP)

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO