Chanel deslumbra en París

Un palacio de espejos fue el asombroso escenario que eligió este martes Chanel para presentar en París su próxima colección de alta costura, nostálgica del glamur de los años 1930. Lo brillante y vistoso fue la nota dominante también en los desfiles de Alexis Mabille y Julien Fournié, en esta tercera jornada de la Semana de la Alta Costura para la próxima primavera-verano, una cita exclusivamente parisina.

La escalera

"¿Espejito, espejito, quién es la más bella?". Karl Lagerfeld convirtió el majestuoso museo del Grand Palais en un paisaje de espejos que recordaba la célebre escalera de la sede histórica parisina de Chanel. Es en esta escalera de paredes recubiertas con espejos, que conducía a su apartamento, que Coco Chanel tenía por costumbre sentarse durante los desfiles que se sucedían abajo, en el salón, con el fin de observar las reacciones de los invitados.

Chanel deslumbra en París

La colección se inicia con variaciones del célebre traje chaqueta de tweed de Chanel, en tonos pasteles. La cintura es alta, acentuada por un cinturón grueso. Un pequeño sombrero encajado en la parte posterior de la cabeza completa el conjunto, evocando inevitablemente a Jackie Kennedy. La pincelada moderna: unos zapatos plateados brillantes y una pulsera de perlas alrededor del pie, a veces tatuado.

Chanel deslumbra en París

Chanel sigue viajando en el tiempo con vestidos tipo tubo y siluetas de los años 1930, con una profusión de plumas. El glamur brilla: cristales, perlas y lentejuelas. El broche al desfile lo puso Lily-Rose Depp, imagen de Chanel e hija de Johny Depp y Vanessa Paradis, de novia con un vestido de volantes rosa pálido, en los brazos de Karl Lagerfeld.

Las princesas de Alexis Mabille

Alexis Mabille hizo desfilar a las reinas del baile de la noche, con diademas en la frente o la cintura. Para el próximo verano, el creador ve a la mujer con vestidos de tubo o corpiños, con colores brillantes que renuevan la tendencia "color block" (naranja vivo, amarillo chillón, rosa y verde esmeralda). El tul es omnipresente y aporta un toque liviano a las siluetas con velo.

La mujer sexy de Julien Fournié

La colección de Julien Fournié se ajusta al cuerpo, muestra las formas, las tijeras no dudan con los escotes y los pantalones se llevan cortos, dejando al descubierto unas piernas interminables. Un espíritu veraniego que también da cabida a los vestidos vaporosos, estampados con colores alegres. Los vestidos de noche se llevan con lentejuelas, recubiertos de tul negro.

Este fue el estreno de Julien Fournié como miembro de la alta costura, una apelación que sólo ostentan 15 marcas, protegida por la ley francesa y atribuida por el ministerio de Industria. Se caracteriza por confeccionar la ropa a medida, utilizando los tejidos más nobles. Otras firmas presentes en esta Semana, como Vetements, son "invitadas".

Vetements y los estereotipos

Esta marca iconoclasta celebró con ironía la cultura popular, el kitsch y el día a día. El nuevo niño mimado del mundo de la moda, el diseñador Demna Gvasalia - también a la cabeza de Balenciaga-, hizo desfilar a personajes estereotipados en el centro Georges Pompidou. La secretaria luce un traje chaqueta con escote, uñas verdes y gafas azules. El 'hooligan' se viste con una chaqueta bomber XXL y el vagabundo con un jersey de lana deshilachado con los colores de la bandera europea.

Chanel deslumbra en París

Armani celebra el naranja

La colección Armani Privé evoca los colores de un sol poniente, declinando todos los matices del naranja. Algunas siluetas sedosas se inspiran en Oriente, con lentejuelas por doquier. Las actrices Nicole Kidman e Isabelle Huppert -que acaba de ser nominada a los Óscar -, no se perdieron detalle desde la primera fila. (AFP)

Fotos: Catwalkpictures

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO