Patronal y sindicatos del calzado alcanzan preacuerdo

La patronal y los sindicatos del calzado han alcanzado un preacuerdo que incrementa el poder adquisitivo de los trabajadores con subidas del 1, 1,2 y 1,3 por ciento en 2016, 2017, y 2018 respectivamente, a la vez que reduce progresivamente las horas de trabajo anuales desde las 1.800 horas actuales hasta las 1.792 horas en 2018.

Según la patronal Fice, “el nuevo convenio colectivo facilita estabilidad al sector para acometer sus retos futuros de transformación en el medio plazo al cubrir un período de vigencia de tres años” y está orientado a la reducción de las tasas de desempleo juvenil ya que recomienda introducir los contratos de relevo para favorecer el rejuvenecimiento de las plantillas.

También promueve la transformación temporal de contratos fijos en fijos discontinuos en las empresas que atraviesen por dificultades económicas para evitar la extinción colectiva de empleos; y favorece una mayor transparencia informativa a los representantes de los trabajadores en supuestos de reestructuración y eventualidad.

Alerta ante el descenso de exportaciones

Para la Patronal, los mercados comunitarios, en donde se centran el siete por ciento de las exportaciones, “están empezando a dar ciertos síntomas de cansancio. Y los buenos resultados alcanzados en las exportaciones en el periodo 2012-15 se han debido en buena medida al mantenimiento de los precios de venta, y no siempre se han traducido en la mejora económica de las empresas que los sustentan. Contener costes, incrementar productividad y mejorar el posicionamiento de las empresas españolas en el exterior siguen siendo objetivos importantes para la consolidación del sector industrial en este próximo trienio”, afirma en un comunicado.

Por una parte, explica Fice, los costes de expansión internacional de las marcas suelen ser muy elevados, sobre todo si se enfocan hacia mercados extracomunitarios en donde las exportaciones siguen creciendo en el primer trimestre de 2016, aunque a tasas moderadas. Por otra parte, la producción nacional de calzado suele localizarse en muchas ocasiones en pequeños y medianos talleres que elaboran productos para buena parte de marcas exportadoras en sus clústeres.

El mantenimiento de los precios de venta del calzado español en los mercados internacionales se soporta sobre esos pequeños y medianos talleres, en los que los costes laborales (salarios, cotizaciones y otros costes laborales no salariales) constituyen la mayor parte de sus costes totales. Estos talleres son, a su vez, los que mantienen la mayor parte del empleo (con los últimos datos del INE (2013) cerca de un 48 por ciento de industrias tienen menos de diez empleados; otro 48 por ciento entre 10 y 50; y tan sólo el 4 por ciento restante más de 50).

Foto: Trabajadores del calzado

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO