• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • Nike dispara su beneficio un +12 por ciento antes de la campaña de Navidad

Nike dispara su beneficio un +12 por ciento antes de la campaña de Navidad

Por Jaime Martinez

21 dic. 2020

Empresas

Madrid – La multinacional estadounidense Nike, compañía especializada en la comercialización de prendas y artículos deportivos, daba a conocer el pasado viernes sus resultados financieros relativos al segundo trimestre de su actual ejercicio fiscal de 2020/2021. Periodo que finalizaba el pasado 30 de noviembre de 2020, durante el que la compañía lograba aumentar su beneficio antes de intereses e impuestos (Ebit) un +21 por ciento, hasta los 1.526 millones de dólares, resultado del considerable aumento registrado por su principal marca comercial, Nike. Cuyo Ebit lograba dispararse un +36 por ciento, hasta los 2.157 millones de dólares, compensando así el comportamiento de una Converse cuyo Ebit se encogía por su parte un -3 por ciento, hasta los 87 millones de dólares, respecto los valores obtenidos durante el mismo periodo de 2019.

Mientras tanto, en cuanto al volumen de ventas de la compañía, estas aumentaron un +9 por ciento, hasta los 11.243 millones de dólares. Impulsadas por un canal de ventas directo a través del que llegaron a crecer un +32 por ciento, hasta los 4,3 mil millones de dólares, así como por un canal digital en el que las ventas online de la marca Nike lograban crecer hasta un +84 por ciento. Dando todo ello como resultado un beneficio neto que aumenta un +12 por ciento respecto del pasado año, tanto en términos trimestrales como interanuales. Con unos valores que ascienden hasta los 1.251 millones de dólares durante este último trimestre, y hasta los 2.769 millones de dólares durante los seis primeros meses de este nuevo ejercicio de 2020/2021.

“Los sólidos resultados de Nike durante un periodo especialmente dinámico, demuestran el poder que subyace en no bajar la guardia y permanecer en la ofensiva”, explicaba John Donahoe, presidente y director ejecutivo de Nike, a través de un comunicado. “Creciendo sobre un catálogo de productos innovadores e impulsados por nuestra marca global, hemos logrado continuar ampliando nuestro liderazgo. Nuestra estrategia está funcionando, y estamos entusiasmados de cara al futuro”, añadía Donahoe.

“Nuestros ingresos durante el segundo trimestre registraron un fuerte crecimiento digital de la marca Nike de un 84 por ciento, que vino a compensar los menores ingresos registrados en el canal mayorista y en las tiendas propiedad de Nike”, pormenorizan desde la multinacional. Desde donde del mismo modo remarcar que, a pesar de las restricciones que se han venido sucediendo durante este otoño, consecuencia “del aumento de casos por Covid-19”, en estos momentos “más del 90 por ciento de nuestras tiendas propias ya están abiertas”, aunque “algunas de ellas operando en horarios reducidos”. Hechos que han conllevado que la compañía continúe registrando una caída en el tráfico minorista físico en todas las regiones de América del Norte, EMEA y APLA, parcialmente compensadas por un aumento de su tasa de conversión.

“Con unos inventarios saneados en todas las geografías, nuestro regreso al terreno del crecimiento es una muestra de nuestra fortaleza digital, así como de la de nuestro marketplace y la de nuestra disciplinada gestión financiera”, añadía Matt Friend, vicepresidente ejecutivo y director financiero de la multinacional. “De cara al futuro”, añadía, “nos hemos enfocado en acelerar todavía más en nuestra estratégica visión centrada directamente en el consumidor”, con la que la compañía mantiene el objetivo de lograr “impulsar el crecimiento y una rentabilidad sostenible a largo plazo”.

Aumento de las ventas en China y en EMEA

En cuanto al comportamiento de cada una de sus principales marcas comerciales, Nike sigue posicionándose como el principal valor de la multinacional, con un volumen de ventas que aumenta un +9 por ciento, hasta los 10.741 millones de dólares. Impulsadas de manera especial por el buen comportamiento de la marca en China, donde las ventas lograron crecer hasta un +24 por ciento respecto a las cifras obtenidas el pasado año, así como igualmente en una Europa y una región de EMEA donde hacían lo propio en un +17 por ciento, registrando unos 2.298 y unos 2.958 millones de dólares respectivamente.

En la otra cara de la moneda encontraríamos a Norteamérica, principal mercado de la compañía, donde las ventas solamente lograban crecer un simbólico +1 por ciento, hasta los 4.006 millones de dólares. Así como a unas regiones de Asia-Pacífico y de América Latina en las que, en su conjunto, las ventas se mantenían prácticamente planas, arrojando un valor por 1.471 millones de dólares.

En cuanto a Converse, la otra principal marca de la multinacional, en su conjunto las ventas durante este último trimestre disminuían un -1 por ciento, pasando de los 480 a unos 476 millones de dólares.

Mejorando resultados frente al ejercicio de 2019/2020

Analizando la situación financiera en la que se encuentra la multinacional en términos interanuales, en estos primeros seis meses de su actual ejercicio de 2020/2021, la multinacional mantiene un crecimiento de su Ebit (Beneficio antes de intereses e impuestos) del +17 por ciento, en los 3.306 millones de dólares, así como un beneficio neto que aumenta un +12 por ciento, hasta los 2.769 millones de dólares frente a los 2.482 millones del pasado año. Resultado de un aumento de las ventas que alcanza, en estos seis primeros meses, un incremento de un +4 por ciento, situándose en los 21.837 millones de dólares frente a los 20.986 millones que lograba registrar la multinacional durante el mismo periodo de 2019. Todo un logro hay que reconocer ya de por sí, que alcanza todavía un mayor simbolismo si atendemos a la difícil situación que se vive a escala global como consecuencia de la pandemia por coronavirus.

A fecha del 30 de noviembre de 2020, Nike reconoce contar con una sólida situación financiera, así como con acceso a una liquidez por valor de unos 15.800 millones de dólares. Una suma más que considerable a la que la multinacional tendría acceso a través de efectivo y fuentes equivalentes, inversiones a corto plazo y de unas líneas de crédito ya aprobadas, pero a las que la compañía no ha tenido que recurrir por el momento.

Photo Credits: Nike.