• Inicio
  • Noticias
  • Empresas
  • La Fiscalía francesa investiga a Kering (Gucci y Balenciaga) por posible fraude y evasión fiscal

Empresas

La Fiscalía francesa investiga a Kering (Gucci y Balenciaga) por posible fraude y evasión fiscal

Por Jaime Martinez

17 dic. 2020

Madrid – El holding internacional Kering, compañía francesa especializada en la comercialización de artículos de lujo y matriz de firmas de moda tan conocidas como Gucci, Balenciaga o Yves Saint Laurent, se encuentra en mitad de la polémica después de las informaciones que trascendían, a comienzos de esta misma semana, que apuntaban a una investigación abierta por posible fraude y por evasión fiscal “agravada” por parte de la Fiscalía Nacional francesa de Finanzas. Investigación que en las últimas horas la propia Fiscalía francesa se ha encargado de confirmar que lleva realizando desde febrero de 2019.

La investigación se habría abierto, según se encargan de adelantar desde el medio francés Mediapart, a raíz de las informaciones publicadas por el mismo portal de noticias el pasado 2018. Un artículo de investigación en el que, según el citado medio, se desvelaban los entresijos del entramado societario que habría permitido a la compañía francesa, controlada por la familia Pinault, defraudar unos aproximadamente 2.500 millones de euros en impuestos entre los años 2010 y 2017. Sirviéndose para ello de un sistema que le permitía declarar en Suiza actividades realizadas en terceros países, principalmente en Italia.

Una investigación derivada de la iniciada en Italia en 2017

La nueva investigación vendría a seguir el camino que abría la Fiscalía italiana de Milán a finales de 2017, y que se cerraba, ya en 2019, con el pago de 1.250 millones de euros por parte de Kering. Cantidad que la compañía se veía obligada a abonar en materia de los ingresos atrasados generados por una de sus principales marcas comerciales, Gucci, después de que la Fiscalía italiana determinase que la compañía francesa había utilizado su centro logístico de Lugano, en Suiza, para facturar actividades que habían tenido lugar en Italia, desviando así gran parte de los ingresos generados en el país transalpino. Una estrategia de la que se habría servido de su filial Luxury Goods International (LGI), responsable de la gestión del mencionado centro logístico, y que, según las informaciones de Mediapart, la multinacional francesa habría extendido “a sus otras marcas de lujo, con la excepción de las de joyería, incluidas las compañías francesas Balenciaga e Yves Saint Laurent”. Logrando en consecuencia evitar el pago de 180 millones de euros en impuestos, según las estimaciones de Mediapart, solamente en relación a las ventas de Yves Saint Laurent.

“Gracias a un acuerdo fiscal secreto con el cantón (suizo) de Tessin, Kering ha pagado solamente un 0,8 por ciento de los beneficios registrados por LGI, en lugar del 33 por ciento que debía de haber abonado en Francia”, explican desde Mediapart según se encarga de recoger la agencia francesa de noticias AFP.

Kering rechaza “enérgicamente” las acusaciones de fraude

Una vez hecha pública la noticia, era la propia Kering la que, a través de un comunicado, se encargaba de corroborar que, en efecto, se encuentra abierta una investigación, al tiempo que aprovechaba su misiva para manifestar su pleno rechazo a las acusaciones de fraude y su plena disposición a cooperar con las autoridades y la Fiscalía francesa.

“Posteriormente a un artículo de prensa que implicaba a Kering, publicado de manera online el 15 de diciembre de 2020, la France’s Parquet National Financier (Fiscalía Nacional Financiera francesa) confirmó haber abierto una investigación preliminar sobre Kering en febrero de 2019”, de la que “Kering no había sido informada previamente”, asegura la compañía en su comunicado. “La investigación”, prosigue, “parece estar relacionada con las posibles consecuencias para las compañías francesas de Kering derivadas de los procedimientos legales iniciados en noviembre de 2017 relacionados con LGI, la subsidiaria suiza del Grupo”. Un proceso que “terminó con un acuerdo entre Gucci y las autoridades fiscales italianas en mayo de 2019”.

Unas serie de sospechas, frente a las que “Kering rechaza en los términos más enérgicos las acusaciones contenidas en el citado artículo de prensa y reproducidos por otros medios”. “El Grupo tiene la intención de cooperar plenamente en la investigación, con total transparencia y con completa serenidad”, apostilla la compañía, que “seguirá comunicando de manera diligente y abierta las informaciones sobre causas fiscales”.

Photo Credits: Gucci, fotografía de archivo.