(Publicidad)
(Publicidad)

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha dictaminado que no puede analizar la gestión y posterior quiebra de Blanco, aduciendo que no es de su competencia dado que carece de los datos necesarios para admitirla en su juzgado.

En la demanda contra Global Leiva, Alhokair y AC Modus - últimos propietarios de la cadena de moda - pedían penas de prisión para los antiguos administradores. Dicha demanda fue admitida a trámite pero ahora no pasará a juzgarse en instancias superiores, tal y como informa ‘OK Diario’.

Moreno explica en el auto que no recibió toda la información requerida del juzgado de lo mercantil de Toledo, puntualizando que “se solicitó a la justicia el testimonio del administrador concursal y relación de acreedores e importe del crédito, no desprendiéndose de la comunicación de dicho Juzgado relación de acreedores ni importe de los créditos", según el texto al que ha tenido acceso ‘Economía Digital’.

La Plataforma de Afectados Blanco acusa a Global Leiva, Alhokair y AC Modus, así como a sus respectivos gestores, de alzamiento de bienes, estafa e insolvencia punible y pide penas que van de los dos a los diez años de prisión para los antiguos directivos del minorista de moda.

La querella se fundamenta en que Alhokair “trató de eludir su responsabilidad” en la quiebra de la compañía.

Pese al dictamen de la Audiencia Nacional, la querella está admitida a trámite por el juzgado de lo penal de Alcorcón. Fuentes de Plataforma de Afectados Blanco confirman a FashionUnited que “seguimos adelante por esta vía”.