Ganadores y perdedores en la era Trump

Apenas dos días después de inaugurarse la presidencia de Donald Trump, FashionUnited revisa el panorama de la moda en Estados Unidos, indicando aquellas empresas que ya se posicionan como ganadoras y perdedoras en la era del 45º presidente del país.

Independientemente de sus preferencias políticas, los minoristas han seguido de cerca las elecciones presidenciales, ya que las cuestiones clave que han protagonizado la campaña de Trump afectarán directamente a sus negocios Se trata de la continuación o cancelación de acuerdos comerciales internacionales, diferentes impuestos y tarifas especiales para redefinir los mercados de materias primas y abastecimiento.

Una de las propuestas que más preocupación ha generado entre los minoristas de moda y artículos de lujo es la de imponer aranceles de importación más altos en las mercancías procedentes de países como China y México.

Los datos analizados por FashionUnited Business Intelligence Unit indican que estas políticas si bien podrían tener efectos positivos en el corto plazo – impulsando las ventas de la temporada navideña con el efecto reclamo en su máximo apogeo -, los efectos de estas políticas podrían ser muy negativos para las industrias de moda y confección en el medio y largo plazo.

En cuanto a los aspectos más positivos que podrían derivarse de la aplicación de las políticas anunciadas por el nuevo presidente estadounidense, cabe destacar que empresas de moda con base en EE.UU., tales como Ralph Lauren, Michael Kors y Tommy Hilfiger, comenzarán a buscar países alternativos para proveerse de materias primas y / o deslocalizar su producción, terminando muy probablemente en el propio Estados Unidos o en Canadá. Este movimiento potencialmente fortalecería la industria nacional de confección, creando más empleos y revitalizando las industrias locales. Esta tendencia sería más notable entre las marcas más pequeñas y en las start-ups de moda.

Ganadores - De Ralph Lauren a Canada Goose

Mientras tanto, las marcas más pequeñas se beneficiarán del poder que les da la etiqueta de ‘Made in USA’, ya que sus productos se volverán más atractivos debido al aumento de los precios en las marcas que no son estadounidenses. FashionUnited Business Intelligence Unit entiende que esto podría conducir a una rápida transición en las preferencias de los consumidores desde las marcas de moda rápida a otras marcas únicas, con sede en EE.UU.

Ralph Lauren

Ralph Lauren destaca como una de las marcas de moda que se beneficiarán de la presidencia de Trump. Como la marca de prendas de vestir tiene múltiples sitios de producción, sería más fácil para ellos acercar parte de su negocio a su centro neurálgico, incluyendo la producción.

Canada Goose

Pese a los planes de Trump para otros países vecinos como México, se cree que las relaciones bilaterales con Canadá prosperarán bajo el auspicio del nuevo presidente electo. El pasado mes de octubre, el fabricante canadiense de abrigos de lujo inició conversaciones con varios bancos para prepararse para una oferta pública inicial (OPI) de acciones. Fuentes cercanas a la empresa dijeron entonces que el valor de la compañía se calcula esté en torno a los dos mil millones de dólares. El material que se utiliza como base para fabricar los abrigos de la firma es un subproducto de la industria alimentaria, y la mayor parte proviene de granjeros cuyos rebaños pastan en las praderas canadienses. Muchos de los otros componentes de las demandas chaquetas de la marca son, incluyendo la tela, son de origen mundial, informa el ‘Wall Street Journal’.

Levi's

La marca icónica de vaqueros compra el algodón que utiliza para fabricar sus prendas de denim – y que supone el 95 por ciento de sus materias primas - en EE.UU., China e India.

Schott NYC y Tiffany's son otras compañías que probablemente prosperarán en los próximos meses, según fuentes del mercado.

Perdedores - Michael Kors, Louis Vuitton, Prada... e Ivanka Trump

Los planes de reforma tributaria de la administración Trump podrían perjudicar a los principales minoristas estadounidenses dado que los aranceles sobre las importaciones afectarían a casi todas sus mercancías, explica el analista de comercio minorista Jan Rogers de Kniffen en una reciente entrevista con la CNBC. "Te preocupas por alguien que importe el 100 por ciento de las mercancías, bien pues todo el mundo importa el 100 por ciento de las mercancías en el comercio minorista”.

"Desde nuestra perspectiva, el arancel del 35 por ciento es preocupante", dijo Hun Quach, vicepresidente de comercio internacional de la Asociación de Líderes de la Industria Minorista. "Porque nuestra principal prioridad son nuestros consumidores, nuestros clientes, queremos asegurarnos de que estamos vendiendo las mercancías que nuestros clientes quieren comprar al precio que quieren pagar ".

Los datos recopilados por la AAFA muestran que a pesar del crecimiento, el 97 por ciento de toda la ropa y el 98 por ciento de todos los zapatos que se venden hoy en Estados Unidos siguen siendo importados.

El analista destaca que firmas como Ralph Lauren o PVH tienen que ajustar sus precios basándose en lo que suceda con el impuesto transfronterizo, pues anque fabriquen sus productos en el país, también tienen que importar muchas materias primas".

Michael Kors

En la misma línea, la analista Dana Telsey dijo durante el programa ‘Squawk Box’ de la CNBC que el impuesto transfronterizo puede perjudicar especialmente a las empresas de ropa: "Nuestros minoristas, especialmente los fabricantes de prendas de vestir, producen una gran cantidad de sus bienes en Asia. No se puede traspasar a los consumidores una subida del precio de entre el 30 y el 35 por ciento cuando hemos bajado los precios de las prendas de vestir, tenemos la competencia de los minoristas internacionales de moda rápida... y sus precios son competitivos, también."

Es por eso que Michael Kors podría sufrir de estos y otros cambios anunciados por Donald Trump; aunque la firma tiene su base en Estados Unidos, todos sus productos se fabrican en China.

Zara y H&M

Del mismo modo, las empresas internacionales que están teniendo éxito en el mercado ya se se están preparando para el impacto. Dentro de este grupo, destacan grupos de la talla de Inditex o Hennes Mauritz.

Louis Vuitton, Prada y otros gigantes de moda de lujo

Neil Saunders, analista de Conlumino, sostiene que "Las políticas de Trump podrían ser de gran alcance para el comercio minorista, especialmente en términos del mercado de trabajo, cada vez más restringido, y con productos más caros si se introducen los impuestos de importación. Esta última es una cuestión importante dada la interconexión de las cadenas de suministro."

Euromonitor predice por su parte que una presidencia de Trump podría crear una desaceleración económica que perjudicaría las ventas minoristas de artículos discrecionales. También se espera que esta desaceleración golpee a los minoristas de productos de lujo, ya que los principales actores de este nicho están basados en Europa, por lo que están sujetos a estos nuevos impuestos, más altos.

Ivanka Trump

Curiosamente, uno de los mayores perdedores de las políticas de Trump respecto a las importaciones procedentes de China y otros países extranjeros -sobre todo en la región de Asia-Pacífico- es la hija de Donald Trump y su marca de moda homónima, Ivanka Trump. Según informa el ‘New York Times’, varios productos de la línea de Ivanka se producen en el extranjero: sólo en 2016, hubo al menos 193 envíos de mercancías importadas para las marcas Ivanka Trump, según una revisión del documento encargado por la base de datos de comercio ImportGenius. Además, una revisión de las etiquetas y documentos financieros de G-III Apparel Group reveló que los vestidos y blusas de Ivanka se fabrican en China, Indonesia y Vietnam.

Imagen: Web Oficial de Ivanka Trump

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO