¿Están los minoristas de moda de EE.UU. preparados para competir con Primark?
Primark cruzó el Atlántico para abrir su primera tienda en Boston en septiembre de 2015. Con una oferta de moda rápida a precios entre un 30 y 40 por ciento menores que los de sus competidores directos y prescindiendo del comercio electrónico, el minorista de ropa irlandés se cierne como una amenaza sobre los minoristas locales.

Cinco meses después de llegar a Estados Unidos, Associated British Foods, grupo propietario de Primark, asegura que el desembarco de su negocio de ropa ya se ha convertido en un éxito.

En la presentación de su último informe financiero a principios de enero, la compañía dijo que estaba "contenta" con el desempeño del comercio en EE.UU. donde los comentarios de los consumidores estadounidenses habían sido "muy fuertes".

Entre analistas Primark está recibiendo buenas críticas en tienda de distribución y comercialización de los analistas, además de ganarse la confianza de los compradores en cuestión de pocos meses, lo que ha hecho saltar las alarmas entre los pesos pesados del sector.

Principales amenazas planteadas por Primark a los minoristas de ropa locales

El modelo de Primark de negocio es único y su atractivo reside en básicamente tres factores: su competitiva oferta de moda rápida; la falta de comercio electrónico, lo que obliga a los consumidores a ir personalmente a la tienda; y sus precios asequibles, en promedio, entre 30 y 40 por ciento por debajo del rango de precios de sus competidores directos.

Por ejemplo, Primark vende un 30 por ciento más barato que Old Navy y sus precios son un 40 por ciento menores que los de H&M en el país.

"La gente ama los precios y la calidad, así como la manera en la que se lo que estamos ofreciendo. El conocimiento de la marca de Primark entre los consumidores estadounidenses aún es bajo, por lo que tenemos una opinión positiva, es algo bueno", dijo el director de finanzas de ABF John Bason, al comentar el desempeño de la marca en Estados Unidos durante sus primeros cinco meses de sueño americano.

La renuncia de Primark de vender en línea sin duda ha pillado por sorpresa a muchos en la industria, sobre todo después de ver cómo en lugar de desalentar a los compradores, los ha atraído para formar largas colas que les permitan conseguir las últimas tendencias a precios de ganga.

Tal y como destacan expertos del sector minorista consultados por FashionUnited, Primark ha logrado hacer de su punto débil una de sus mayores ventajas competitivas al renunciar a tener una tienda online y forzando así a los compradores a acudir a sus establecimientos, en los que utiliza diversos tipos de técnicas de venta, tales como ofrecer a los clientes un cierto nivel de exclusividad con sus prendas de moda rápida y accesorios.

Esto, junto con el profundo dominio de Primark de la llamada moda rápida - esto es, traducir rápidamente las últimas tendencias de las pasarelas en réplicas de producción en masa a precios muy rebajados -, y su capacidad para mantener la rotación de stock de manera sostenible, han desatado las alarmas entre muchos competidores directos, incluyendo Old Navy, Gap o Forever21.

En la actualidad hay dos establecimientos de Primark en el país, una en Boston y otra en Filadelfia. El minorista, presente en todo el mundo con 299 puntos de venta, tiene previsto abrir otras seis tiendas este año en los EE.UU. "Tienen casi 300 tiendas fuera de EE.UU., y creo que podrían tener 300 aquí si las 10 primeras tiendas funcionan," dijo Jan Rogers Kniffen, CEO de J Rogers Kniffen, en una entrevista con CNBC.

¿Quiénes podrían ser los más afectados por la competencia de Primark?

De acuerdo con la investigación realizada por los analistas de retail de Cowen & Co. Oliver Chen y Stacey Widlitz, presidente de SW Retail Advisors, Kohl, J. C. Penney y Macy serían los principales competidores estadounidenses de Primark.

Estos expertos del mercado destacan además que, dado el tirón de Primark entre los adolescentes europeos, otras firmas como L Brands, Aeropostale, American Eagle y Abercrombie & Fitch, también podrían sentir el impacto de Primark.

”Vemos Primark como una nueva amenaza para los grandes almacenes (Macy), sitios diseñados para comprar en familia como Kohl y Old Navy. Sus sujetadores y pijamas a precios agresivos y elementos clave destinados a niños también pueden tener un impacto sobre L Brands. También puede empezar a hacerle la competencia con marcas y minoristas de ropa infantil (Ascena Retail Group y otros)” escribió Chen en una reciente nota a inversores.

"Con vaqueros y otras prendas denim a 12 dólares por prenda, buena suerte compitiendo. Old Navy tiene la coincidencia más evidente en términos de precios," Widlitz añadió en una entrevista con CNBC.

 

Noticias relacionadas

MÁS NOTICIAS

 

ÚLTIMAS OFERTAS DE TRABAJO

 

LO MÁS LEÍDO