Cuando Jiang Cheng, un estudiante, probó por primera vez la base de maquillaje sintió que recobraba confianza en sí mismo y se volvió un adepto a los cosméticos, al