En el cambio del milenio, los estilistas de moda parecían estallar en la escena como nunca antes. Saliendo de las páginas satinadas de la editorial de revistas, estaban diseñando