Se alienta a las principales marcas de moda que producen bienes en Camboya a hablar sobre numerosas violaciones de los derechos humanos que tienen lugar tras el cierre del espacio democrático