Los diseñadores españoles están siendo requeridos por importantes empresas ajenas a la moda para que personalicen una variada gama de productos. Desde la industria de la belleza