La empresa británica de moda Roman está muriendo de éxito después de generar un frenesí en los medios de comunicación social sobre el color de uno de sus ves